Carrito de Compras

0

Tu carrito de compras está vacio

Ir a comprar

Anímate a crear una rutina de skincare con Ellas

Por :Carolina Londoño 0 Comentarios
Anímate a crear una rutina de skincare con Ellas

Anímate a crear una rutina de skincare con Ellas

Muchas veces, la cantidad de información a la que estamos expuestas en estos días donde la conectividad a Internet hace que los datos viajen a velocidades alucinantes, puede llegar a abrumarnos a la hora de tomar una decisión. En el caso que nos convoca en el día de hoy, específicamente, nos referimos a los productos que vamos a emplear en nuestra rutina de skincare y cómo los vamos a usar.

Para ayudarlos a tomarlo con calma, en Ellas queremos contarles de algunos tips que pueden servir a la hora de empezar a crear una rutina de skincare y que, por su sencillez, podrán seguir sin ningún inconveniente para que el proyecto de autocuidado no quede solo en el intento.

¿Por qué debería tener una rutina de skincare?

Bien, partamos por las bases. Animarnos a implementar una rutina de skincare puede ser alentado por varias razones. Razones estéticas, que no podemos desestimar por el tinte de superficialidad que muchos le dan, querer vernos bien es una razón bastante válida para empezar a cuidarnos. Razones emocionales, a mí, por ejemplo, me ayuda muchísimo a relajarme esos momentos en los que estoy únicamente conmigo, dándole a mi piel todo el amor que merece. Y un apunte muy importante acá, que me parece que es importante resaltar: las pieles perfectas no existen, pero las pieles sanas y bien cuidadas sí. 

Así que, luego de que identifiquen cuál es la razón que las anima a comenzar a cuidar su piel, van a estar mucho más dispuestas a crear una rutina con la que puedan ser realmente disciplinadas y que no abandonen al sentirse abrumadas por la cantidad de productos que existen en el mercado.

¿Cómo establecer una rutina de skincare?

Realmente es mucho más sencillo de lo que parece y todo parte del autoconocimiento. Cuando conocemos nuestra piel, sabemos lo que necesitamos aunque, claro está, existen algunas generalidades. Empecemos por ahí:

Alimentación: Pueden seguir este enlace y ampliar más información al respecto en un contenido que hicimos especialmente de este tema. En este caso, no pretendemos dar ningún tipo de asesoría nutricional ni mucho menos, pero sí contarles la importancia de saber que para tener una piel sana y bien cuidada es indispensable incluir en nuestra dieta: primero que todo, una hidratación adecuada; el agua es vida, vida para nuestra piel. Y segundo, incluir, con buena regularidad, las frutas, las verduras y la proteína. 

Hidratación: Una de las principales funciones de nuestra piel es servir de barrera a los agentes agresivos del medio ambiente a los que nos exponemos a diario, esto hace que sea muy susceptible a deshidratarse y si bien al ingerir una buena cantidad de agua estamos contribuyendo enormemente a mantener nuestra piel hidratada, por sí solo no es suficiente, debemos ayudarnos con componentes externos, tópicos. 

Protección: Todavía existen muchas personas que piensan que el protector o bloqueador solar solo es para días de playa o piscina. ¡Grave error!, ya que, incluso en días grises o nublados, el sol siempre está allí con sus rayos UV, sin mencionar que las luces artificiales como la de lámparas y pantallas también pueden llegar a tener un efecto nocivo para la piel. Dicho esto se hace obvio que nuestra piel necesita de protección todos los días, vayamos a salir o no, vayamos a maquillarnos o no y tenga o no ese maquillaje que vayamos a usar algún factor de protección solar.

Limpieza y desmaquillado: Ya hablamos de lo que vamos a comer o a aplicarnos, ahora hablemos, ya que es un paso que generalmente se olvida, de lo que vamos a quitarnos o a retirarnos. Es un error que a veces cometemos, por cansancio, por afán o, lastimosamente, por pereza, el no retirarnos el maquillaje a la hora de dormir. Esto es fatal para nuestra piel, los poros se cierran, la superficie de la piel se reseca, nos exponemos incluso a infecciones, profundiza líneas de expresión y nos hace más propensas a las ojeras. En resumidas cuentas, por favor, no lo hagan, desmaquíllense siempre. 

Rutina de skincare sencilla de solo 5 pasos

Con las anteriores generalidades claras, pasemos a pensar ya puntualmente como vamos a instaurar una rutina de skincare diaria. Un punto muy importante a tener en cuenta es que las recomendaciones que acá les dejamos son para pieles que no presentan ninguna patología particular. Si en algún caso llegan a padecer alguna enfermedad de la piel, por favor, acudan al profesional pertinente, sea un médico general o un dermatólogo.

  1. Limpieza facial: Este paso les puede servir tanto al comienzo de su rutina de skincare como al finalizarla, en la noche, luego de desmaquillarse. Los jabones corrientes que usamos para las manos o para el cuerpo, no deben ser los que suplan esta necesidad. Debe ser una espuma o jabón especialmente diseñado para el rostro. La espuma facial con agua de rosas de Afrodita es un aliado ideal para este punto.
  2. Hidratación: En las generalidades vimos la importancia de mantener hidratada nuestra piel. Esto lo debemos hacer, además, que con los líquidos ingeridos, con productos que ayuden a retener el agua en las células de nuestro rostro para así mismo mantener una hidratación adecuada. No se abrumen acá con la cantidad de productos que existen, para empezar, elijan, bien sea un sérum o una crema, que se ajuste a su tipo de piel y ya está. El Ácido Hialurónico puede ser uno de los mejores aliados, ya que cumple perfectamente con esta función y se adapta a todo tipo de piel. En Ellas pueden encontrar varias opciones que se adaptan a todos los gustos y bolsillos.
  3. Protección: Ya lo mencionamos en las generalidades. Este punto realmente no les debería generar ninguna dificultad. Las premisas son las siguientes: usar protector solar todos los días, no dejar de aplicarlo porque la crema humectante o algún producto del maquillaje que vayan a usar ya cuente con factor de protección solar (FPS), e intenten que el FPS que tenga sea mayor de 50.
  4. Desmaquillado: Tengan primero que todo muy presente que la rutina de skincare idealmente se debe realizar todos los días, sea que nos vayamos a maquillar o no. Pero es de vital importancia completarla con el correcto desmaquillado y limpieza si es el caso. Como les decía arriba, no cometan el error de “lavar” su rostro con jabones o sustancias que no están diseñadas para ello. Lo primero es contar con una loción desmaquillante, preferiblemente emplear un desmaquillador bifásico para los ojos, sobre todo si hemos utilizado maquillaje a prueba de agua, y finalizar con una limpieza profunda con una espuma o jabón facial.
  5. Cuidado nocturno: Después de completar toda la fase de limpieza y desmaquillado, es importante retomar la hidratación de la piel, ya que el proceso anterior retirará también los productos que aplicamos para cuidar la piel al comienzo del día. Si aún no cuentan con una crema específica para hidratación nocturna, pueden usar la misma de la que se valieron para el día para que así la piel se siga nutriendo mientras duermen.

Si se lo toman con calma y van interiorizando y organizando uno a uno los puntos anteriores, seguro que va a ser más fácil construir y mantener con disciplina su rutina de skincare. Una vez que esta esté establecida, pueden ir adicionando productos de acuerdo a las necesidades de su piel, poco a poco, sin abrumarse. 

Todos estos productos para el cuidado facial, los pueden encontrar en Ellas, ¡y muchos más! Recuerden también estar atentas a nuestro blog, donde les dejaremos contenido como este para ser sus aliadas en todas sus rutinas de belleza.

Dejar un comentario

Otras Entradas